¿Sabes qué es la Cultura Preventiva?

Se entiende por Cultura Preventiva el compromiso que adquiere una organización o sociedad con la seguridad, salud y bienestar de la misma. El objetivo de este concepto es la educación de las personas, llegar a conseguir que instauren en sus vidas una cultura muy necesaria con tres claves:

  • Crear conciencia en la sociedad de un problema que puede ser evitable en gran medida.
  • Establecer nuevas medidas más seguras y saludables.
  • Adoptar una actitud responsable y de respeto por la vida.

Para llegar a conseguir estos tres puntos tan necesarios es obligatoria la participación colectiva de toda la sociedad en su conjunto.

La Cultura Preventiva en la sociedad actual.

Este término y forma de vida lleva ya arraigado a nuestra sociedad varios años. La cultura de la prevención y la seguridad surgió con motivo de varios accidentes laborales graves que se produjeron en el pasado.

El número de accidentes laborales sigue siendo muy elevado, incrementándose en los últimos años. Lo que está fallando es la educación preventiva, ya que generacionalmente ha sido más superficial que interna. Tanto la dirección de las empresas como sus trabajadores/as, no han interiorizado algo que pretende convertirse en una cultura cotidiana, sino que solo han tratado de aparentarla.

Lo mismo sucede con la idea de Cultura Preventiva en las organizaciones, esta requiere de la participación de dos entes principalmente: la Dirección de la organización y las personas que trabajan en ella.

Explicando con más detalles este concepto, diferenciamos dos rangos: la dirección y los trabajadores/as.

Dirección.

Todas las personas que se encuentran en la Dirección de una empresa deben estar concienciadas, fomentando este tipo de cultura, ya que son los/as líderes quien deben predicar con el ejemplo para así fomentar entre sus empleados/as una cultura basada en la seguridad, salud y bienestar. Entre sus principales “obligaciones” estarían las de incentivar y fomentar la implantación de medidas y políticas que persigan la consecución de una cultura de prevención.

Trabajadores/as.

Es importante que el personal esté concienciado y comprometido para conseguir una Cultura Preventiva efectiva. Las personas que trabajan en una organización tienen que interiorizar este tipo de medias, y no tomarlas como una obligación o imposición. Lo ideal sería que el personal y la Dirección trabajaran conjuntamente para conseguir el objetivo, pero normalmente no suele ser así. La experiencia nos dice que los/as trabajadores/as requieren de incentivos por parte de sus directivos/as para motivarlos a llevar a cabo acciones preventivas.

 

La importancia de cuidar bien la ropa de trabajo

En el siguiente artículo daremos varios consejos para mantener un correcto cuidado de la ropa de trabajo, si nuestro objetivo es garantizar su máxima durabilidad. En algunos entornos laborales, los uniformes tienen una función de protección del trabajador crucial y, en estos casos, la empresa debe garantizar un correcto lavado y secado de la ropa. Otras veces, es el propio trabajador el que se encarga de la limpieza del uniforme. Si queremos que la ropa de trabajo nos dure lo máximo posible, ha de ser cuidada, tanto en el lavado como en el planchado y secado.

 

  1. Clasificación de la ropa antes de ser lavada

Es importante clasificar la ropa según varios criterios. Puede separarse la ropa:

  • En función de su suciedad, y a partir de ahí, distinguir entre ropa muy sucia y poco sucia.
  • Dependiendo del tipo de tejido con que está fabricada.
  • Según el color para así poder ajustar mejor el programa de lavado.

 

  1. Seguir las recomendaciones de lavado del propio fabricante

Debemos seguir las recomendaciones que nos hace el propio fabricante de las prendas para su cuidado y mantenimiento. Por eso, no debemos quitar las etiquetas de la ropa, y si lo hacemos, tenemos que conservarla. 

  1. Evitar las temperaturas altas y lavar del revés

Disolver el detergente correctamente, lavar las prendas al revés, no abusar del suavizante y no lavar las prendas a temperaturas altas se convierten en otras de las recomendaciones fundamentales que tener en cuenta para aquellos que deseen conservar su ropa de trabajo como el primer día.

  1. Utilizar y dosificar correctamente el detergente

Dosificar las cantidades de manera adecuada, ya que añadir más cantidad de la necesaria daña tejidos y medio ambiente. También, podéis utilizar jabones neutros para lavar las prendas, ya que los demás suelen contar con un exceso de blanqueador.

  1. No llenar en exceso la lavadora

Otro consejo muy extendido es no llenar en exceso la lavadora. Una gran cantidad de carga supone que la ropa no resulte lo suficientemente limpia. Esto es de especial importancia en los sectores donde la ropa está sometida a un uso y desgaste importante.

  1. Pensar dos veces si compensa utilizar antical

Antes de lanzarnos a usar anticales en el lavado de la ropa, hay que reflexionar y ver si compensa monetaria y prácticamente. Si solemos lavar en agua fría, la cal apenas se incrusta en el aparato, por lo que el uso de anticales no será tan necesario. También existe la posibilidad de instalar un descalcificador que os proporcione agua ya sin cal.

 

 

Las alfombras de seguridad antifatiga evitan accidentes

El uso de alfombras apropiadas en ambientes laborales previenen los riesgos de accidentes.

 

El empleo de alfombras adecuadas, dejando a un lado los flecos y los colores llamativos, ayudan a evitar accidentes. Los materiales que deben contener estas alfombras son el pvc, elementos de acero, placas aislantes, dibujos antideslizantes, relieves que mejoren la adherencia o acolchados ergonómicos. Estas alfombras se colocan cubriendo zonas de peligro o donde una persona va a estar mucho tiempo de pie. Son típicas, por ejemplo, en las zonas de paso, en la protección de prensas o en entornos húmedos.

Existen muchos modelos de alfombras y cada una de ellas se adapta a un determinado trabajo. Por ejemplo, las antideslizantes son óptimas para mejorar la  tracción extra gracias a su superficie agresiva y sus diferentes texturas; otras resisten al aceite y evitan resbalones sobre el viscoso elemento; las de soldadura están compuestas de un caucho de larga duración retardante del fuego; las de drenaje cuyo diseño abierto permite desalojar líquidos y deshechos proporcionan un lugar seguro donde pisar.

Si lo que buscamos es evitar las desagradables descargas y proteger los equipos de trabajo necesitamos alfombras electroestáticas. Mientras que las no conductoras protegen al trabajador en caso de descarga eléctrica. En lugares con temperaturas extremas, vibraciones o ruido, se recomienda el uso de las alfombras aislantes que además de evitar estas molestias, optimizan la sensación general de bienestar. Otros modelos se ajustan al tipo de carga que vayan a soportar.

Hablar también de las alfombras antifatiga, ayudan a aliviar la presión en los pies, estimulan la circulación sanguínea y ayudan a disminuir el estrés en la parte baja de la espalda, las articulaciones de las piernas y los principales grupos musculares. Permanecer de pie sobre superficies duras durante mucho tiempo puede ocasionar diversos problemas que se pueden evitar fácilmente con la incorporación de este tipo de materiales.

Los síntomas que evitamos con las alfombras antifatiga:

  1. Reducir el flujo sanguíneo de las personas que están de pie, sus músculos se relajan.
  2. Evitar la fascicits plantar, entre otras patologías graves del pie.
  3. Prevenir los dolores en la parte baja de la espalda, provocadas por estar muchas horas de pie sobre superficies inadecuadas.

 

 

¿Qué nos aporta un Sistema de Gestión de Calidad?

A continuación te explicaremos los 7 beneficios que obtendremos al implementar un Sistema de Gestión de Calidad.

 

A la hora de certificarnos bajo la norma ISO 9001:2015, conseguimos una serie de beneficios:

  1. Conseguir nuevos clientes: la captación de nuevos clientes se debe a la buena imagen que proyecta el hecho de que una organización ofrezca bienes y servicios de calidad y esto pasa por adoptar un Sistema de Gestión de Calidad que avale los procedimientos llevados a cabo como el resultado del proceso productivo. Al contar con la certificación en la norma ISO 9001, se asegura una excelente atención al cliente que ayuda a la captación, una vez se haya cumplido con los estándares que un Sistema de Gestión de Calidad determina. 
  2. Diferenciarse de la competencia: contar con un Sistema de Gestión de Calidad certificado proyecta una imagen muy positiva sobre los clientes potenciales que hace que la organización prevalezca frente a otras.
  3. Satisfacción del cliente: el principal objetivo que se persigue de la implementación de un Sistema de Gestión de Calidad es poder cumplir con todas las expectativas que establece el cliente.
  4. Cumplir con los requisitos de la administración pública: contar con un certificado en la norma ISO 9001 es necesario para entrar en cualquier concurso que ofrezca la administración pública sin el cual no se puede optar a participar en él.
  5. Reducir costes sin afectar a la calidad: se trata de optimizar el proceso y eliminar los costes superfluos de tiempo o recursos. Se debe mejorar la calidad de un producto o servicio sin que la calidad del mismo sea afectada.
  6. Mejora los procesos de la organización: los procesos que se realizan en la actividad productiva siguen unos estándares que aseguran que se están cumpliendo las normas que hacen que sea un proceso optimizado.
  7. Cumplir con las exigencias al estar dentro de un colectivo: en algunas organizaciones, la mayoría multinacionales, la certificación del Sistema de Gestión de Calidad es un requisito indispensable para forma parte del grupo y asegurarse de que ningún componente baja la guardia en materia de calidad de producto o servicio.

Entra en vigor el nuevo Reglamento sobre los EPI (UE) 2016/425

En el siguiente artículo explicaremos cómo afectan las modificaciones normativas de los productos, ropa de trabajo en este caso, tanto en fabricantes, como en distribuidores y consumidores.

Te mostraremos qué supone la entrada en vigor del nuevo Reglamento europeo sobre los EPI (Equipos de Protección Individual) que afectará sobre todo a su fabricación y comercialización, corrigiendo pequeñas deficiencias detectadas en dichos canales y siempre con el objetivo de beneficiar al consumidor.

Equipo de Protección Individual es según el nuevo Reglamento “el equipo diseñado y fabricado para ser llevado puesto o sostenido por una persona para protegerse contra uno o varios riesgos para su salud o seguridad”.

La entrada en vigor del Reglamento (UE) 2016/425 no se aplicará hasta el 21 de abril de 2018 en todos los Estados miembro. Será en este momento cuando la anterior normativa quedará derogada. Sin embargo habrá que tener en cuenta varios aspectos:

  1. Hasta el 21 de abril de 2019: hasta esa fecha se podrán seguir poniendo en el mercado EPI según la derogada normativa.
  2. El el 21 de abril de 2023: será la fecha en la que todos los certificados CE de Tipo que no hayan caducado perderán su validez. Es decir que si un EPI se ha puesto en mercado con la antigua normativa antes del 21 de abril de 2019, podrá seguir comercializándose hasta abril de 2023, nunca después.

Los objetivos de la normativa son mejorar las deficiencias e incoherencias en cuanto a los productos incluidos como EPI, así como armonizar los requisitos de salud y seguridad en todos los Estados miembros.

Son tres las principales novedades:

  • Categoría I: incluye los riesgos mínimos de lesiones mecánicas superficiales; contacto con materiales de limpieza de acción débil o contacto prolongado con agua; contacto con superficies calientes que no excedan de 50º; lesiones oculares causadas por la luz solar (salvo durante la observación del sol); condiciones atmosféricas que no sean de naturaleza extrema.
  • Categoría II: son los riesgos que no incluyan las categorías I y III.
  • Categoría III: comprende los riesgos que puedan tener consecuencias muy graves como la muerte o daños irreversibles para la salud en relación con: sustancias y mezclas peligrosas para la salud; atmósferas con falta de oxígeno; agentes biológicos nocivos; radiaciones ionizantes; ambientes con altas temperaturas (más de 100º); ambientes con bajas temperaturas (-50º o menos); caídas de altura; descargas eléctricas y trabajos en tensión; ahogamiento; cortes por sierras de cadenas accionadas a mano; chorros de alta presión; heridas de bala o arma blanca; y ruidos nocivos.

 

ISO 45001 ya está publicada

A día 12 de marzo de 2018 queda publicada la norma ISO 45001. Han pasado cinco años desde la aprobación de esta norma internacional para la salud y seguridad en el trabajo. ISO 45001 sustituye por tanto a BS OHSAS 18001:2007 en su totalidad.

La causa por la que la publicación ha tardado tanto tiempo se debe a que la primera ISO/DIS de noviembre de 2015 sólo reunió un 71 en lugar del 75% de aprobación requerida.

Esta norma ha tenido que  pasar por diferentes criterios, la norma ISO/DIS. Primero, tuvo que ser revisada en varios lugares para llegar a una versión que fuera aceptable para todas las partes. Otros 1.600 comentarios mostraron que el consenso sobre ISO/DIS. Segundo, era realmente difícil de alcanzar, sin embargo, en julio de 2017 un total del 79% de todos los delegados decidieron que sería suficiente para un FDIS.

Esta norma va a ayudar a mejorar las condiciones de los trabajadores de todo el mundo.

Entre los principales avances, refuerza el papel de la alta dirección en el liderazgo del Sistema de Gestión de la Seguridad y Salud en el Trabajo, como parte relevante en su estrategia de negocio. Además, pone más énfasis en el contexto en el que trabaja la organización y en la gestión de sus riesgos; no sólo limitado al efecto negativo de la incertidumbre, sino también para aprovechar el conjunto de circunstancias que pueden conducir a la mejora del desempeño (oportunidades). Asimismo presenta la estructura de alto nivel común con los documentos de gestión más empleados en el mundo, ISO 9001 (Calidad) e ISO 14001 (Medio Ambiente), con lo que las organizaciones ya certificadas en estos referenciales tendrán más fácil su implantación.

Entre otras valiosas aportaciones, ISO 45001 finalmente verá que la salud y seguridad ocupacional es capaz de integrarse completamente en un sistema de gestión existente, incluso incluyendo aspectos de la gestión de salud corporativa. Los temas comunes son, por ejemplo, el contexto de la organización, el liderazgo y el compromiso, o el enfoque de los procesos basado en el riesgo. Esto eleva aún más el nuevo estándar de salud y seguridad en el trabajo a las filas de los temas de liderazgo corporativo de importancia estratégica.